LOS DATOS ABIERTOS

Para que la publicidad activa sea efectiva, resulta esencial contar con un buscador avanzado que al menos permita buscar contenidos según la temática y la fecha en la que la información se ha publicado. Cuanto más avanzado sea un buscador, menos pasos tendrán que dar los usuarios para encontrar una información. Un ejemplo interesante es el conjunto de datos de la ciudad de Londres, en el que se puede buscar información según el tema, el formato, el editor de la publicación e incluso el área geográfica al que pertenece.

 

La inclusión de la fecha en cualquier publicación es también un elemento esencial para expresar que la información ha sido actualizada. La actualización debe ser al menos semestral, aunque sería interesante que fuera mensual. Esta garantiza que los hechos son certeros y se refieren a la etapa presente.

Siempre que sea posible se aspirará a que los datos se publiquen en formatos reutilizables, pues este es uno de los principios básicos de la transparencia, la posibilidad de utilizar para distintos fines la información. Por ello, se intentará evitar la publicación de archivos PDF, salvo que se trate de un documento que no pueda estar en otro formato, y se intentarán publicar en CSV, XML, RDF, entre otros. En la siguiente imagen se muestra como ejemplo el catálogo de datos abiertos de la Junta de Castilla y León, en las que se indican los formatos disponibles y su actualización.

 

Los partidos políticos abiertos tratarán de utilizar un lenguaje sencillo y claro. Cuando se publiquen informaciones o documentos que cuenten con muchos tecnicismos, se valorará positivamente que se incluya un cuadro de texto (o un elemento similar) donde se expliquen esos tecnicismos. Esto ocurre en la Wikipedia, donde cada contenido que tiene una página de Wikipedia sale definido en cualquier entrada en la que aparece.

Asimismo, es importante que la información sea fácil de entender para los usuarios, no solo en cuanto al lenguaje utilizado. Por ello, los partidos políticos abiertos deberían desarrollar una visualización más sencilla, a través de elementos gráficos, infografías, gráficos, etc.). De nuevo el conjunto de datos de Londres es un buen ejemplo de visualización:

La información se debe garantizar a través de Internet, de forma que esta se vuelva accesible. Aun así, no se debe olvidar la transparencia offline, ya que hay muchas personas que aún no pueden acceder a Internet. Por ello, los partidos deben garantizar diferentes formas de ser transparentes para toda la población.

La utilidad y usabilidad de los datos abiertos es una cuestión que diversos autores (Lourenço, 2015; Schauppenlehner y Muhar, 2018) han destacado a la hora de publicar información. Es cierto que la información debe ser útil, pero los partidos políticos pueden utilizar ese argumento en su beneficio para difundir menos información de la deseable por no considerarla útil. Tampoco se debe publicar información sin control, pues eso puede llevar a la ciudadanía a la desinformación. 

Por ello, sería interesante contar con profesionales de la transparencia independientes en cada formación que conozcan las recomendaciones al respecto y realicen pequeñas consultas a los usuarios para conocer sus intereses informativos y así poder dirigir su actividad informativa también hacia esas líneas.